Cuando el tiempo es lo de menos: el caso de los buses Puma Katari

Cuando el tiempo es lo de menos: el caso de los buses Puma Katari
Año : 2017
Autor/es : Fabricio Ibañez

La Paz es sin duda una ciudad maravilla. No obstante, esta característica es muchas veces contradictoria para sus ciudadanos, quienes no siempre la pasamos de maravilla. Esto debido a los bloqueos, marchas, comercio informal, entre otros factores, que hacen de nuestro diario vivir por demás estresante. 

Uno de los problemas que afecta a la población en su conjunto, tanto a quienes viven cerca del centro de la ciudad como aquellos que radican en la periferia, es el transporte público.  Sector al que, en al menos una ocasión, los paceños hemos expresando nuestra disconformidad.

El Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (G.A.M.L.P) ya desde hace algún tiempo tomó una serie de medidas para hacer frente a las ineficiencias de este sector que afectan a la población. Como ser: regulaciones tarifarias, restricciones vehiculares, educadores viales y la implementación del sistema de transporte masivo Puma Katari. Esta última, considerada como una verdadera innovación en todo el territorio nacional.

Desde la teoría económica, un transporte como el Puma Katari ofrece importantes beneficios a los ciudadanos en temas de tiempo. Esto no es trivial, porque al tener buses que transitan en una red de rutas y paradas inalterables, los ciudadanos pueden asignar de mejor manera su tiempo en las actividades que realizan, gracias a que conocen con anticipación sus tiempos de llegada a la parada, de espera y de viaje.

Todo esto es, por demás, un hecho que merece ser estudiado. Es así que, revisando las cifras publicadas por el Servicio de Transporte Municipal, se evidenció que la demanda creció en 25% desde febrero de 2014 hasta agosto de 2015. En cifras, esto implica que para 2015, aproximadamente 25.000 pasajeros viajaron con frecuencia diaria y estable.

Como todo sistema, la variación de un elemento tiene efectos en todo el conjunto, fenómeno que en economía se conoce como externalidad. Para este caso específico, se puede estudiar si dentro del sistema de transporte se presentó el denominado Efecto Mohring. Efecto que establece que, con el incremento de la demanda se incrementan también las frecuencias del servicio, lo que genera la reducción del tiempo de espera de los usuarios en todas las paradas.

Para determinar la posible presencia de este efecto dentro del sistema de transporte Puma Katari, se realizó un análisis de la demanda de este servicio a partir de una función de utilidad indirecta basada en elecciones discretas. En otras palabras, se evaluó si la probabilidad de que un ciudadano elija transportarse en bus Puma Katari se incrementa (considerando que tiene otros modos de transporte alternativos para hacerlo), dadas las características del servicio; específicamente la del tiempo de espera.

Los resultados del estudio muestran que, en el mejor de los casos, si el usuario sabe que esperará 1 minuto menos, la probabilidad de que elija el Puma Katari tan solo se incrementa en 1%. Lo que demuestra que, los beneficios que ofrece este sistema de transporte no son valorados por los pasajeros y, posiblemente, tampoco  percibidos. No obstante, reconociendo que el incremento de 25% en la demanda de este servicio de transporte es por demás importante, vale la pena que nos preguntemos ¿qué es lo  incentiva la demanda del Puma Katari?

Una posible respuesta a esta interrogante es la baja calidad del servicio de transporte a la que se acostumbraron todos los ciudadanos durante muchas décadas. De acuerdo a los resultados del levantamiento de datos realizado, esto se refleja en la menor calificación (de 1 a 5, siendo 5 el máximo puntaje) que se le dio al factor del tiempo en comparación a otras de las características de los buses Puma Katari.  Al respecto, considerando solo los promedios de las calificaciones, en el estudio se observa que la mayor valoración de los pasajeros fue para la seguridad con 4,53 puntos, seguido por el trato que reciben por parte del personal con 4,52, 4,4 para la comodidad, 4,22 para  la accesibilidad, 4,1 para el tiempo de viaje, 3,82 para frecuencia y 3,54 puntos para el tiempo de espera en la parada.

A partir del estudio realizado, se puede concluir que la implementación de los buses Puma Katari fue una medida acertada del G.A.M.L.P. pero, desde el punto de vista económico, el sistema en sí mismo, no es tan relevante para los usuarios como las condiciones que se brindan al interior de los buses. ¿Será cuestión de tiempo hasta que los ciudadanos perciban los principales beneficios de este tipo de transporte?  o  más bien, ¿serán estos beneficios percibidos recién cuando los demás medios de transporte ofrezcan un servicio de calidad?

Para mayor información sobre este estudio, ingrese aquí.

 

 

 

Instituciones Aliadas

Av. 14 de Septiembre Nº 5369 (calle 7), Obrajes, La Paz
Teléfonos: +591 2 2782222 Int. 2738

Correo web: iisec@ucb.edu.bo

Facebook

© 2017 IISEC Instituto de investigaciones Socio Económicas . Todos los derechos reservados.