En el ámbito nacional, la atención del último parto por personal calificado fue de 69% en 2002; esta presenta un carácter ascendente en el periodo analizado; el incremento fue más rápido el primer año y entre el 2011 y el 2013 llegando en el 2015 a un porcentaje de 91.4%. Existió un crecimiento de 32% entre el 2002 y el 2015. Este dato encubre escenarios similares entre áreas, regiones y niveles de ingreso donde se presentan disparidades importantes dentro de cada desagregación. Si observamos por áreas, la región urbana presenta un crecimiento del 15% (en 2002 era de 83.4% y en 2015 de 95.8%) y el área rural presento un crecimiento de 63% (paso de 50.2% a 81.8%), la brecha por áreas se cerró en casi 20 puntos porcentuales. Por regiones, el altiplano presentaba el dato más bajo, era de 53.72%, el área de los valles 67.04% y el área de los llanos 87.75%. Hasta 2015 las diferencias regionales disminuyeron a un buen ritmo, donde el altiplano presento el avance más rápido, pero las disparidades aun persisten; en el 2015 el altiplano paso a 85.03%, los valles a 91.49% y los llanos a 97.65%.

En la desagregación por etnicidad, en el 2002 la brecha era significativa, un 87.44% de las mujeres no indígenas recibió atención calificada, mientras que de las indígenas apenas la mitad; para el último año de observación de las no indígenas paso a 95.73% y de las indígenas 75.58%; si bien hubo incremento de más de 70% la brecha con las no indígenas aun es alta. Al desagregar por niveles de ingreso, el estrato de ingreso más bajo presenta los niveles más bajos, pero fue el de mayor crecimiento, creciendo un 65% entre 2002 y 2015 pero este se encuentra rezagado respecto a los demás estratos (en 2015 presentó una cifra de 81%, mientras que los demás están por encima del 90%).