Este indicador muestra a las personas que reciben una remuneración que no depende directamente de los ingresos de la unidad que trabajan. El total de la población con empleo asalariada creció de 34,9% el 2002 a 41,47% el 2015. Si se desagrega por sexo se encuentra que las mujeres con este tipo de remuneración aumentaron de 28,7% a 36,5%, mientras que los hombres aumentaron de 40,2% a 45%.