Este indicador muestra el número de individuos (en términos porcentuales) que pertenecen a un gremio, sindicato o asociación laboral. Permite analizar la estructura del mercado laboral y cuán significativas son las uniones laborales en la relación entre el empleador y los empleados.

El total de la población afiliada a un sindicato disminuyó desde el año 2002 de 19,55% a 15% el 2015. Si se desagrega por área de residencia el área urbana tiene una mayor proporción de trabajadores afiliada a una unión laboral, el valor se sitúa al rededor del 19% y no ha cambiado significativamente en el tiempo. Mientras que para el área urbana disminuyó de 19,28% el primer año hasta 13,2% el último año.

Si se toma en cuenta el género, una mayor cantidad de trabajadores hombres están afiliados a uniones laborales, pero con tendencia decreciente: para el 2002 23,4% estaban afiliados mientras que para el último año disminuyó a 17,16%. Las mujeres con empleo en unión laboral también disminuyó de 14,6% a 11,9% para el periodo analizado.