Según datos del banco mundial se observa que desde el periodo de 2000 hasta el 2014 el indicador presenta un crecimiento progresivo, mucho más marcado en los últimos 5 años. Este progreso positivo se viene dando desde los años noventa, pasando de 33 dólares americanos en 1995 a 208 dólares americanos en 2014, es decir, en casi 20 años se sextuplicó el gasto realizado por habitante. Realizando una división entre periodos, en un primer periodo de 2000 a 2005 el gasto por persona aumento de 57,1 dólares a 60,16, es decir, un crecimiento de algo más de 5%, lo cual no es muy significativo; si se observa desde 2005 hasta 2009 el gasto per cápita se duplico, y a partir del año 2010 el monto también se multiplicó hasta llegar a los 208 dólares americanos, pero en este último periodo el monto en dólares que aumentaba año a año fue mayor. La tasa acumulada fue de 247% exactamente con un aumento en promedio de 14 dólares cada año. A pesar de que el incremento del gasto respecto al PIB no es un rasgo marcado a lo largo del periodo analizado, el gasto por persona pudo aumentar gracias a los niveles de crecimiento económico experimentados especialmente a partir de 2005.